Facebook Like

REFORMA TRIBUTARIA PODRIA IMPULSAR SECTORES AGRÍCOLAS DEPRIMIDOS PDF Print E-mail
Friday, 22 July 2011 19:45

Luego de un amplio análisis a raíz de los lamentables fallecimientos de varios compatriotas por consumir aguardiente adulterado por intermediarios criminales que están causando un grave perjuicio económico y moral a miles de familias de cañicultores honestos del país.

El Asambleísta Fernando Cáceres manifiesta que la producción y venta de aguardiente legalmente no se encuentra prohibida, ya que mediante Decreto Ejecutivo 2209 de 31 de diciembre del 2001, R.O.484 - Suplemento, el Presidente Gustavo Noboa derogó el Decreto Ejecutivo 2411 de 30 septiembre 1994, el cual prohibía la producción y venta de aguardiente de fabricación casera que no cumpla ciertas condiciones mínimas.


El cultivo de la caña de azúcar se remonta un par de siglos en la historia de nuestra República. Tradicionalmente ha sido una de las escasas alternativas para el agro en las zonas de valles interandinos y las estribaciones de las cordilleras que atraviesan nuestra territorialidad. El destino de esta materia prima ha sido la destilación de aguardiente y la producción de panela.

Hasta mediados de los años ochenta, esta industria artesanal abastecía buena parte de las necesidades de materia prima  de las empresas fabricantes de bebidas alcohólicas ecuatorianas. Mas, con motivo de una reforma profunda de la Ley de Alcoholes, se abrió la destilación de alcohol a partir de melazas a la iniciativa privada. Se instalaron grandes y modernas plantas de alcohol por parte de los ingenios azucareros, que disponen de la melaza como subproducto de la fabricación del azúcar de caña.

El resultado fue la oferta masiva de alcohol extra neutro de primera calidad y a precios muy competitivos por parte de estas nuevas industrias, ocasionando un verdadero colapso de los precios del aguardiente producido a partir de jugo de caña o mieles vírgenes por miles de pequeños agricultores que vieron el fin del mercado para su producto destilado.

Esto ha ocasionado una significativa pérdida de empleos en los rincones apartados de nuestro país, y ha obligado a los agricultores a engrosar el sector informal de nuestra economía, buscando como último recurso la venta clandestina de aguardientes que no cumplen las condiciones sin un proceso de industrialización adecuado.

 

SITUACIÓN ACTUAL

Existen extensas zonas pobladas de agricultores ecuatorianos que dedican su vida al cultivo de la tierra, que no cesan en la búsqueda de oportunidades para generar una actividad rentable y honesta que sea el premio a su esfuerzo. Estos valles y zonas enclavadas en la cordillera Andina, como el caso de los cantones Pangua, Sigchos y La Maná en la provincia de Cotopaxi, no tienen alternativas de cultivo en razón de la alta pluviosidad, falta de caminos carrozables y ausencia de infraestructura apropiada para manejar otros productos.

La caña de azúcar es un cultivo ideal para esas condiciones, sujeto a una industrialización primaria, como ser la destilación de alcohol (aguardientes) destinado a una industrialización ulterior. Lamentablemente, por las condiciones difíciles en que estas actividades se desarrollan y la falta de tecnología, sus costos son elevados y no pueden competir por razones de economía de escala con las grandes plantas que destilan alcoholes a partir de melazas.

Consecuentemente, no tienen demanda por parte de las plantas fabricantes que en otras condiciones podrían utilizar este producto como materia prima sujeta a un pmerocesamiento adecuado. De encontrarse la forma de compensar estas diferencias de costo, podrían convertirse en proveedores de materias primas a dicha industria.

PROPUESTA

Con los antecedentes expuestos, y en consideración a que se encuentra en trámite ante la Asamblea Nacional una reforma a la ley de Régimen Tributario Interno, se propone un PLAN DE REACTIVACIÓN DE LAS ZONAS CAÑICULTORAS DEL PAÍS, que pretende:

  • Formalizar a los pequeños agricultores de caña que actualmente no tienen una real posibilidad de comercializar sus productos cumpliendo las disposiciones legales de la materia.
  • Crear y mantener fuentes de trabajo para los cañicultores que por muchos años vienen manteniendo esta honrada forma de mantener a sus familias.
  • Incentivar y apoyar el cultivo de la tierra en las referidas zonas apartadas de nuestro territorio.
  • Aumentar la disponibilidad de materias primas para la industria, de forma tal que permita crear excedentes destinados a la exportación.
  • Abrir un espacio para que los agricultores dedicados a esta actividad puedan vender sus productos en condiciones de precio que les permita recuperar su inversión, su trabajo y generar un merecido margen de rentabilidad.
  • Compensar a los fabricantes que adquieran aguardiente de caña como materia prima para la elaboración de sus productos, en consideración a las desiguales condiciones que tienen los pequeños agricultores en razón de la economía de escala frente a grandes fabricantes de alcohol a partir de melazas.
  • Aumentar la base de contribuyentes, que al momento se encuentran al margen de la economía formal.

REFORMA

Estos objetivos se podrían alcanzar, resolviendo en primer lugar el inconveniente de costos de producción. Es así como se propone una adición en la ley que se encuentra en trámite de reforma, en su articulo 77, por la cual se concedería una rebaja a los fabricantes de bebidas alcohólicas que adquieran aguardiente elaborado a partir de jugo de caña o mieles vírgenes, destinados a rectificación previa su utilización para consumo humano. Esta rebaja sería automática de los valores que por concepto de ICE deban pagar dichos fabricantes, y se calcularía en base al volumen de aguardiente adquirido a productores nacionales.

Esta reforma permitiría que el adquiriente pueda pagar precios justos al productor, y tenga el margen que le permita pagar el costo del proceso de rectificación de estos aguardientes, y que estos costos añadidos sean competitivos con los precios de alcohol de melaza que ofrecen las grandes plantas de alcohol.

Con esta base de posibilidad cierta de competir para los pequeños agricultores, estos podrán buscar financiamiento de la CFN, Banco Nacional de Fomento u otras posibilidades, respaldados con contratos ciertos de venta de sus productos; podrán formalizarse y expender sus productos al amparo de documentos legalmente autorizados por la autoridad tributaria, podrán incorporar nuevas tecnologías en el cultivo de la caña, su molienda y la destilación de sus mostos, podrán generar mas fuentes de empleo en sus deprimidas zonas, podrán tener una base cierta para generar un ingreso honesto y legítimo como fruto de su trabajo, podrán aportar al desarrollo de su zona agrícola y de su país, podrán mejorar la calidad de sus productos y bajar los costos por medio de procesos mas eficientes apoyados por la industria que receptaría los mismos.

ACCIONES SUGERIDAS:

  • Recomendar se deje sin efecto el Decreto Ejecutivo 827 de fecha 17 de julio del 2011, que decreta el Estado de Excepción Sanitaria en todo el territorio nacional.
  • Control rígido a productores e importadores de Alcohol industrial y que se incluya en el ámbito del CONSEP.
  • Que se establezcan controles periódicos por parte de Intendentes y Comisarios a fin de evitar la venta irregular de bebidas caducadas y las que contengan metanol.
  • Hacer presencia de los sectores interesados en desarrollar las zonas descritas y favorecidas por esta propuesta, ante la Asamblea Nacional.
  • Propiciar los mecanismos para la compra de toda la producción actual por los industriales.

El Asambleísta se mantendrá vigilante de que se cumplan las recomendaciones propuestas en base a lo que dispone el Art. 120 numerales 6 y 9 de la Constitución de la República.

22 julio 2011

Last Updated on Friday, 22 July 2011 20:01
 


Sitio Web Diseñado y Actualizado por Carlos A. Loor Muñoz - Despacho del Asambleísta Fernando Cáceres - Quito.