Facebook Like

Los medios de Comunicación PDF Print E-mail
User Rating: / 0
PoorBest 
Written by Dr. Edgar Jiménez, Asambleísta Alterno   
Friday, 02 September 2011 14:45

José Carreño Carlos escribió un libro titulado "Para entender los medios de comunicación".
Lo he leído dos veces, son apenas 84 páginas, y hoy pretendo hacer unas reflexiones sobre la coyuntura actual, basadas en la importancia conceptual de Carreño:
Entonces, digo que: Rafael Correa Delgado, presidente de la República de Ecuador, dimensiona exactamente a los medios de comunicación como actores políticos, que se divorcian de su papel escencial.

Y hace bien porque "todo proyecto que intente explicar el sistema político y económico de un país, deberá incluir el tema de los medios de comunicación". Es que los medios de comunicación se han convertido en un poder paralelo e incluso, en ocasiones, de un "poder que se percibe y actúa por encima de los demás poderes".

Es decir que los medios de comunicación pretenden gobernar sin ser gobernantes. En este marco, "McQuail" asume la realidad de que los medios de esta era "han devenido muchas veces más poderos que los órganos constitucionales de la democracia y más renuentes que la dictadura a rendir cuentas de los defectos de su actividad. Esto a partir que los intentos de regulación -de control legal- para hacer más responsables a los medios, son vistos con frecuencia como intromisiones en el mercado y/o como transgresiones a la libertad".

Y así pretendieron señalar los periodicos nacionales, cuando en agosto pasado titularon en páginas enteras "por la libertad de expresión". "La Libertad de expresión en Ecuador recibió un duro golpe con la sentencia contra el ex editor de Opinión y tres directivos de El Universo".

A título de que el gobierno pretende transgredir la libertad, los grandes medios de comunicación no quieren rendir cuentas y están contra la "construcción de una nueva normatividad de los medios".

Así, frente al proceso legal instaurado por Rafael Correa al diario El Universo, los medios han tratado el tema más desde la perspectiva de los derechos e intereses de ellos como informadores, que desde los derechos del afectado.

La palabra tiene un valor, y quienes utilizan ese valor, para dañar honras ajenas, tienen que ser juzgados. Ahí está la responsabilidad ulterior: quien escriba o hable tiene que dimensionar sus contenidos informativos o críticas, y basarse en la fuerza probatoria de los hechos y la razón. De no ser así, tienen que ser juzgado por la justicia, pero también por la historia.

Last Updated on Tuesday, 06 September 2011 21:59
 


Sitio Web Diseñado y Actualizado por Carlos A. Loor Muñoz - Despacho del Asambleísta Fernando Cáceres - Quito.