Facebook Like

BOLETIN No. 099 PDF Print E-mail
User Rating: / 16
PoorBest 
Written by Fernando Cáceres   
Friday, 03 August 2012 02:52

Con la indignación propia de quien fue víctima de anónimos manifiestos y conocedor en carne propia del daño que a la honorabilidad personal y familiar infringen las injurias plasmadas en hojas volantes, rechazo enérgicamente la difusión que en estos días se ha dado en nuestra ciudad, de un pasquín atentatorio a la imagen pública del Arq. Rodrigo Espín, Alcalde del cantón Latacunga.

Y el rechazo y el repudio son mayores, cuando los cobardes autores del texto, valiéndose de expresiones vertidas por mi persona en un medio de comunicación social, pretenden subliminalmente atribuirme la redacción del oprobioso documento.

 

Esas cobardes sanguijuelas que seguramente hoy han mutado en cucarachas, más allá del asco que podamos sentir hacia ellas, hay que aceptar que son seres dotados no tanto de una gran inteligencia, pero sí de “una intuición admirable”; porque pretenden deslegitimar mis actuaciones fiscalizadoras queriendo hacer mías estas arteras hechuras, y sé bien quienes son, no en vano su pasado guerrillero les vuelve expertos en panfletos, grafitis, y pasquines, y que ahora con el poder en sus manos no pueden soportar oposición alguna, por eso su única respuesta posible ante la contundencia de mis críticas es esconderse en la oscuridad y en las actuaciones más baratas, viles y primitivas.

Pero como una mentira para ser tal requiere de dos personas: el que la dice y el que la cree, confió que la ciudadanía latacungueña sabrá discernir bien, reconociendo y rechazando a los mudos panfletarios locales, que bajo sus mochilas y su discurso sociológico de universidad de garaje esconden la pluma de la ignominia y la pintura del espanto. Y que antes incluso de que el pueblo destinatario del apócrifo escrito lo conozca, aparecen desmintiéndolo y respaldando al señor Alcalde, en una suerte contradictoria de darle publicidad al texto que reprochan, pretendiendo contrarrestar su veracidad. Tan claro está que la vergüenza solo tiene por límites la ignorancia y la maldad.

Con la frontalidad que me ha caracterizado en mi vida pública y privada, tengan la certeza que cuando deba decir algo o mencionar a alguien, no solo diré el santo sino también sus pecados, a viva voz, sin miedos ni temores y con la firmeza de los hombres de bien.

A los autores del pasquín, gracias por desenmascararse, porque el estilo usado en su redacción es tan inconfundible como innegable es su ánimo de alejarme de Alianza País.

Atentamente,


Fernando Cáceres Cortez.

ASAMBLEISTA POR LA PROVINCIA DE COTOPAXI

Last Updated on Friday, 03 August 2012 03:07
 


Sitio Web Diseñado y Actualizado por Carlos A. Loor Muñoz - Despacho del Asambleísta Fernando Cáceres - Quito.