Facebook Like

Saludo al Trabajador Ecuatoriano PDF Print E-mail
User Rating: / 2
PoorBest 
Written by Fernando Cáceres   
Wednesday, 01 May 2013 14:06

Reseña Histórica.-

Los primeros núcleos de clase obrera aparecen en Ecuador solo a fines del siglo XIX e inicios del XX. Pero su precaria situación recordaba a la de los trabajadores de los países capitalistas centrales. Y también en Ecuador comenzaron las luchas por mejorar salarios, reducir jornadas y conquistar derechos laborales mínimos. Con motivo del Centenario del Primer Grito de Independencia, el 10 de agosto de 1909, se realizó el Primer Congreso Obrero Ecuatoriano. En 1911, por iniciativa de la Asociación de Abastecedores del Mercado de Guayaquil, se conmemoró, por primera vez, el 1º de Mayo, que los trabajadores ecuatorianos continuaron recordando en los siguientes años. El gobierno de Leonidas Plaza Gutiérrez, mediante Decreto del 23 de abril de 1915, consagró “el Primero de Mayo de cada año, día feriado para los obreros del Ecuador”. Al año siguiente (1916) se decretó en el país la jornada de 8 horas, aunque fue sistemáticamente burlada. Hubo protestas, huelgas y reivindicaciones de la clase obrera ecuatoriana no solo para avanzar en la conquista de sus derechos, sino también para lograr el respeto y la generalización de la jornada de 8 horas. En Guayaquil, la huelga obrera convocada con estos propósitos fue reprimida el 15 de noviembre de 1922 con una escandalosa matanza de trabajadores.

 

Reconociendo esa trayectoria de luchas del incipiente proletariado ecuatoriano, la Revolución Juliana de 1925, además de modernizar al Estado, institucionalizó la atención a las clases trabajadoras mediante la creación del Ministerio de Previsión Social y Trabajo, la Caja de Pensiones, la expedición de las primeras leyes laborales e incluso la introducción del impuesto a la renta, del que fueron excluidas las clases asalariadas. Tras esos primeros esfuerzos, recién en 1938 se dictó el Código del Trabajo, que reconoció los principios fundamentales de protección a los trabajadores y las garantías básicas de sus derechos. En décadas posteriores se incorporaron nuevas instituciones y derechos para la protección a las clases trabajadoras del Ecuador. Creció la idea de que el desarrollo económico nunca sería suficiente sin crear condiciones de bienestar para la mayoría nacional. Sin embargo, la resistencia de las clases concentradoras del poder económico no logró revertir las herencias históricas de la marginación, la pobreza, la miseria, el desempleo, el subempleo, la difícil situación de los trabajadores ocupados y la escandalosa concentración de la riqueza en minorías dominantes.

Época actual.-

Desde 2007 el Ecuador inició un ciclo histórico-político distinto al que vivió en los pasados lustros. El modelo empresarial de desarrollo se agotó. Hoy existe una distinta orientación estatal sobre el trabajo y los trabajadores, pues son sus derechos y garantías los que se han priorizado. En ese marco se ubica el Mandato Constituyente sobre el Trabajo, destinado a poner fin los abusos empresariales y de las leyes “flexibilizadoras” del pasado reciente. Terminar, entre otras formas laborales, con la “tercerización” y el “trabajo por horas” aplicadas en el país bajo criterios de maximización de ganancias sin respeto, a las garantías de los trabajadores como la obligatoriedad de afiliación de todos a la seguridad social, fue un paso importante en la recuperación de los derechos laborales hoy establecidos en nuestra Constitución. La clase trabajadora espera que en el Ecuador del presente continúe el avance y la promoción de mejores salarios y mayores derechos sociales y laborales.

Un saludo efusivo a todos esos trabajadores que día a día con su enorme esfuerzo y sacrificio han reivindicando con sus luchas y conquistas laborales para el engrandecimiento de la Patria, ya que debemos tener siempre presente que Todos Somos Obreros de la Revolución Ciudadana.

Fc/lr.

Last Updated on Thursday, 30 May 2013 21:25
 


Sitio Web Diseñado y Actualizado por Carlos A. Loor Muñoz - Despacho del Asambleísta Fernando Cáceres - Quito.